Formas básicas

Formas básicas – Círculo, triángulo y cuadrado

Hoy con los más pequeños nos ha tocado trabajar con las formas básicas: círculo, triángulo y cuadrado. El objetivo de esta clase es introducir al alumno la idea de que todos los objetos de la naturaleza están contenidos en unas pocas formas básicas: el sol es un círculo, la montaña un triángulo y una casa un cuadrado. Esto ayudará al alumno a comprender mejor su entorno, y aunque no llegue a comprenderlo del todo, es una buena idea que poco a poco se vaya familiarizando con este concepto.

En este caso, el ejercicio es muy sencillo. Primero recortamos en unas cartulinas de colores las formas básicas*, podemos ayudarnos con un molde para realizarlas. Por ejemplo, un vaso para el círculo, una escuadra para el triángulo y una caja para el cuadrado. Esto les demostrará de forma práctica que efectivamente los objetos que nos rodean tienen esas formas básicas. Después, en otra cartulina pegamos los recortes y les animamos a que dibujen dentro de las formas recortadas diferentes caras de animales: un gato, un cerdo, un cocodrilo…

Evaluación: Ejercicio extremadamente sencillo de ejecutar, incluso para los más pequeños. Eso sí, de resultados muy dispares. A algunos les gusta más la parte de la manualidad y a otros la parte de dibujo y coloreado. En cualquier caso, la tendencia de los alumnos de esta edad es terminar las tareas muy rápidamente, lo que hace que pierdan el interés de igual forma. Por eso, si se pretende dedicar toda la clase a este ejercicio, es aconsejable ampliar los horizontes del mismo, con más formas o con un dibujo más complejo, por ejemplo, con algún tipo de mural. La parte negativa de este ejercicio, según mi experiencia, es que sólo es recomendable realizarlo con los más pequeños ya que los niños de más edad requerirán de un enfoque más elaborado, tanto en temática como en técnica, si no lo haces así, te expondrás a un clamoroso bostezo por su parte.

*Puede que algún alumno no haya utilizado nunca unas tijeras, o simplemente nunca les hayan dejado utilizarlas, en ese caso es bueno ayudarles a recortar las formas. En particular, siempre he sido partidario de favorecer la autonomía del alumno por lo que prefiero que intenten recortarlas ellos, aunque por supuesto siempre bajo una estricta supervisión.

Formas básicas